top of page

Islandia: Alojamientos y consejos.

Islandia siempre había estado en nuestra mente como posible destino y cada vez que lo valorábamos surgía la frase "pero es muy caro" y acabábamos desistiendo y buscando otro destino. Meeeeeeeeeeec! primer error. Islandia es caro, sí, más caro que nuestro país, pero también lo son Francia, UK, EEUU... y no por eso dejamos de ir, no? Parte del secreto puede estar en compartir el viaje, como lo hicimos nosotros, buscar a alguien con quien compartir los gastos, pero aun así, veréis que no es tan fiero el león como lo pintan... a nosotros los 10 días nos salieron por 1100€/persona (vuelos + coche de alquiler + alojamientos + gasolina + gastos varios), muy alejado de los precios que leíamos en blogs varios.


Realmente no sé si los que escriben algunos blogs escriben lo que otros quieren leer, escriben lo que creen que es la realidad basándose en tópicos, o si simplemente no se preparan los viajes, porque realmente leímos verdaderas barbaridades que, una vez allí, comprobamos que no eran más que gilipolleces. Por poner algún ejemplo, en un blog leímos la historia de una muchacha que aseguraba no haber comido ningún día por menos de 70€/persona comiendo 1 plato y 1 bebida y que además tenía que cenar a las 17.00h porque todos los restaurantes tenían el último turno de cocina a esa hora. Otro blog hablaba de que a las 18.00h las calles de la capital estaban vacías y con todo cerrado. En Youtube hay varios videoblogs grabados en los supermercados hablando sobre lo carísimo que es todo.


Una vez de vuelta no sé qué pensar de tanta estupidez... Como os digo en mi último post del viaje, cenamos la mar de bien, 2 platos y cerveza, por 20€ cada uno y cenando a las 22.00h, en varias ocasiones os hablamos de como rebosan de vida la calles, restaurantes y bares hasta altas horas y que aquello de que en esos países la vida en las ciudades empieza a las 6 de la mañana y se acaba a las 5 de la tarde es mentira, y los supermercados no son nada prohibitivo en la que pagues 10€ por un tomate.


Y hablando de dinero, olvidáos de conseguir Koronas Islandesas (ISK), todo se paga en tarjeta de crédito, de hecho Islandia tiene ya una fecha fijada no muy lejana para dejar de usar billetes y monedas, así que ya han empezado con ello y todo se puede pagar con tarjeta, ya sea un café, una cena o un paquete de chicles.


Hay quien viaja a Islandia y se limita a visitar su capital y el llamado Círculo Dorado, y no está nada mal esa ruta si disponéis de pocos días, tendréis una visión general de lo que ofrece el país, cascadas, montañas, naturaleza por todos lados, carreteras desiertas, etc. Sin embargo, si disponéis de 10 días o más, no lo dudéis, lanzáos a por el todo, y como mínimo visitad lo mismo que nosotros, viendo el mapa creo que fue una ruta bastante completa, no creéis?


Mapa de todo lo visitado en nuestro viaje

Unos 1800kms dando la vuelta a toda la isla, que harán que alucinéis a cada parada.


Después de haber hecho el viaje hay varias cosas que aconsejaríamos a cualquiera que quiera ir por allí, así que empezamos...



Coche de alquiler:

No lo dudéis, un todoterreno, sobretodo si sois 3-4 personas. Los precios no son nada exagerados, estuvimos a punto de cometer el error de alquilar un turismo y finalmente optamos por un Nissan Qashqai por 676€ los 10 días. Maletero amplio, coche espacioso, robusto, potente, gasta poco y podréis circular seguros en todo tipo de carretera y bajo cualquier clima. Si llegamos a alquilar un turismo creo que no hubiéramos podido salir ni del aeropuerto con todo lo que llevábamos, y mucho menos hubiéramos podido llegar a lugares como Hvítserkur o Dettifoss donde las carreteras eran verdaderos caminos de cabras. Además pensad que el tiempo cambia a menudo y que podéis encontraros con tormentas, nevadas y hielo en la calzada y que un coche pequeño no os dará sensación de seguridad. Nuestro coche llevaba GPS ya de serie, y por lo tanto no teníamos que pagar un extra por él, aun así, hay sitios que no aparecen en el GPS, por suerte Islandia, a pesar de no ser parte de la Unión Europea, está dentro de la zona en la que las compañías de teléfono españolas han eliminado el roaming, por lo que tendréis acceso a Google Maps en todo momento y podéis seguir el trayecto por allí y llegar sin problema a lugares como Solheimasandur, el avión caído, cascadas, etc.

El tema de seguros al alquilar un coche es también tema aparte, hay muchos seguros obligatorios, por gravilla, por ceniza, etc... todos ellos venían ya en el precio del alquiler, el único que nos daba opción a aceptar o no era el de robo, y ese sí que no es necesario, en Islandia nadie os robará nada y menos aun dentro del coche. Si queréis ver un video sobre el tema de los seguros podéis ver el que encontramos nosotros en Youtube y que nos lo dejó todo claro, pinchad aquí.

De todas formas si os queréis asegurar el tiro, siempre podéis alquilar un monstruo típico de Islandia como este de la foto, pero ya desconozco el precio del alquiler, y creo que gastará bastante gasolina.




Carreteras:


La principal carretera en Islandia es la Hringvegur, en mapas y carteles aparece como Þjóðvegur, y es la que da la vuelta a todo el país y a la que nos referimos en los post cuando os decimos "carretera principal". Esta carretera está totalmente asfaltada, con una anchura suficiente en cada carril, señalizada y en un perfecto estado de conservación. Lo único que no tiene es iluminación como tal, o sea, no esperéis encontrar ni una sola farola iluminándoos el camino, en su defecto hay pequeños postes reflectantes, que aunque parezca una tontería, de noche os marcarán el camino sin problema y veréis de lejos las curvas, cuestas, etc. En todo el país la velocidad máxima permitida es 90kms/h, en 10 días vimos 2 coches de policia en la carretera y 1 radar, pero por si acaso programamos los 90kms/h en nuestro coche y siempre circulamos a esa velocidad como mucho.

En algunas zonas la carretera es bastante recta pero cuando empieza a seguir la costa al límite de los acantilados se volverá tortuosa, llena de curvas, subidas y bajadas.

Otro cantar son las carreteras secundarias, algunas ya os avisan nada más entrar a ellas con el símbolo de grava, pueden estar igualmente asfaltadas pero están llenas de gravilla, ahí hay que tener cuidado con los adelantos sobretodo y bajar la velocidad cuando alguien os adelante ya que os saltarán varias chinas de grava al cristal y podéis tener roturas, de ahí el seguro de grava del que os hablaba antes.

Y algunas veces, a pesar del cartel de grava, realmente la carretera es un camino o un camino de cabras, verdaderos tramos llenos de socabones y piedras por los que tendréis que reducir realmente mucho la velocidad e ir con cuidado, no querréis tener que avisar a una grúa con la consecuente pérdida de tiempo que eso implicaría. De todas formas, si hay algún percance en el camino el teléfono de ayuda en carretera es el 1777.

Si pretendéis explorar el país en su totalidad y adentraros en las tierras del centro debéis saber que permanecen cerradas a la mayoría de tráfico desde Septiembre hasta Mayo-Junio. Estas carreteras son las que empiezan con una "F" y fuera de la temporada de apertura sólo son transitables por islandeses y por 4x4 que tengan un permiso especial.

En algunas ocasiones os pasará como a nosotros de camino a Dettifoss, en que de repente nos encontramos con la carretera cortada por un cartel que avisaba del peligro de seguir adelante y que si lo hacíamos era bajo nuestra responsabilidad y que si ocurría alguna cosa tendríamos que correr con los costes de la ayuda, podéis leerlo en el post correspondiente.

Sea como sea la carretera os deparará mil sorpresas, da igual si circuláis al lado del mar o por la cima de las montañas, el paisaje y los mil rincones que os esperan en el camino harán que os quedéis Muerta Sánchez, Muerta Chávarri y Muerta Torné, todo a la vez, como me pasó a mi.




Carburantes:


En cuanto a carburantes hay de dos tipos básicamente: Diesel y Gasolina. La mayoría de gasolineras son sin personal, y sólo tienen 2 surtidores, así que no tenéis pérdida. En alguna ocasión veréis un surtidor Biodiesel, pero poco más. El precio de los carburantes resultó ser otra de esas exageraciones que leímos hasta la saciedad y que nos hacían temer los costes del viaje, pero no fue para tanto, siempre pagamos por el diesel alrededor de 1.60€/litro así que no fue para tanto, habíamos llegado a leer que el precio por litro rondaba entre los 2.50€ y los 3€...

Lo que sí que os aconsejamos es repostar cada vez que lleguéis a medio depósito ya que podéis pasar varios cientos de kilómetros sin ver ni una sola gasolinera, así que no nos la jugamos y decidimos que cada vez que pasáramos la linea de medio depósito repostaríamos en la siguiente gasolinera y suerte que lo hicimos porque en un tramo circulamos por casi 500kms sin ver un sólo símbolo que avisara de gasolinera cercana.

En algún blog leímos incluso que para circular por el interior del país, según la carretera elegida, es necesario llevar un bidón de gasolina en el coche porque la distancia entre gasolineras es demasiado larga como para hacerla con un depósito, pero nosotros no pisamos el interior, así que ni idea de si es cierto u otra exageración.



Aparcamientos:


Los aparcamientos se deben separar entre la capital y el resto del país. En Reykjavík el centro turístico de la ciudad está llena de parquímetros y se divide en 4 zonas de pago que se señalan con números del 1 al 4 para diferenciar la tarifa. Los parquímetros son fáciles de usar, exactamente iguales que los que hay en la puerta de casa, así que no hay dificultad en usarlos, pero hacednos caso, no paguéis por aparcar en la capital, sea donde sea que estéis alojados, justo detrás de la iglesia de Reykjavík, la Hallgrísmikirkja, empieza la zona gratuita de aparcamiento, así que no es necesario pagar a no ser que seáis muy perras y queráis tener el coche en la mismísima puerta de vuestro alojamiento, la iglesia está a menos de 15mins a pie de cualquier lado del centro.




En Akureyri también se pagaba por aparcar en la calle, aunque para cuando llegamos se había terminado la hora de pago y por la mañana se paga a partir de las 10.00am así que no tuvimos que pagar nada. Aún así, al lado del Akureyri Tourist Information Center hay un parking que es gratuito todo el día, justo al lado de dos otros de pago, así que si tenéis que pasar un día entero allí, valorad esa zona para dejar el coche.


Nosotros además, nada más llegar tuvimos la suerte de encontrar una especie de zona de CyD, señalizada con un cartel como el de la foto, en el que podéis aparcar gratuitamente desde las 10am hasta las 15pm. y que hay varias por todo el centro, aun así, en este caso debéis estar pendientes del horario y acordaros de cambiarlo.


En la foto os ponemos ejemplos de lo que os hablamos:


- Un cartel amarillo de CyD en que os ponen las horas en las que NO se puede aparcar.


- Un cartel blanco y azul de información sobre la zona de aparcamiento de pago en el centro, en este caso de la zona 2, con el horario de pago especificado: de lunes a viernes de 9am a 6pm, sábados de 10am a 4pm, y los domingos y festivos gratis.


- Y un parquímetro de esa misma calle, igualito al que tenemos bajo nuestra casa, se escoge la zona, se pone la matrícula y se paga, sencillo.



Y a continuación os ponemos un mapa del centro y las zonas de aparcamiento de pago divididas en colores según el precio, las rojas son las más caras, seguidas de la zona azul, verde y amarilla.




Supermercados:


Como os hemos dicho más arriba, en la preparación del viaje estuvimos viendo varios videoblogs y leyendo posts acerca de los supermercados en los que alertaban de los altos precios de la mayoría de productos. Nada más lejos. Nosotros, excepto en una ocasión en el norte, siempre fuimos a supermercados Bonus y naturalmente hay productos que uno puede creer que tienen un precio demasiado elevado para lo que estamos acostumbrados, pero siempre tendréis al lado otras marcas u otro sucedaneo para elegir y ahorrar un poco.

Las frutas y verduras pueden tener unos precios bastante distintos a los nuestros, pero tenéis que pensar que Islandia sólo tiene un 0.05% de su suelo fértil para cultivo, para que os hagáis una idea, todos los árboles del país han sido plantados por el hombre, así que naturalmente, si tienen que traer todos los productos frescos tiene que tener un precio más elevado.

Aún así, tenéis la opción de llevar en la maleta todo tipo de comida, en el aeropuerto nadie controla el tema de comidas que se entra en el país, otra exageración de los blogs que leímos que aseguraban que todo extrangero tenía que abrir la maleta y pasar rigurosos controles. Ni uno.

Nosotros llevamos aceite, sal, azúcar, productos de desayuno, todo tipo de latas, atún, sardinas, sopas en sobre, etc y las compras en supermercados para 4 personas durante 10 días no llegaron a los 200€ en total, y os aseguro que no pasamos hambre... bueno Lorena quizás diría lo contrario, pero es que la pequeñaja es un pozo sin fondo, llegamos a valorar incluso hacer guardia por turnos durante las noches para evitar ser devorados...

Como os decimos en un post, lo único que tuvimos en cuenta fue que durante un par de días no teníamos ningún Bonus en el trayecto, así que en Selfoss compramos lo necesario para 2 días y listos. Pinchad aquí para ver el mapa de dónde encontrar los supermercados Bonus por todo el país. Aún así, si no encontráis un Bonus y tenéis que comprar en otro supermercado no supondrá ningún drama para vuestra economía.

Debéis tener en cuenta que las bebidas alcohólicas que podéis comprar en un supermercado siempre serán de menor graduación que las que os sirvan en los bares, si queréis comprar de más graduación debéis dirigiros a las tiendas dedicadas a la venta de bebidas alcohólicas, normalmente están situadas cerca del supermercado y podrían pediros documentación para la compra.



Alojamientos:


Ya de inicio descartamos los hoteles por sus altos precios en cualquiera de sus opciones, así pues, reservamos por booking varios guesthouse en cada una de nuestras etapas del camino, pero una vez reservados, todos ellos con cancelación gratuita, empezamos a mirar en Airbnb, y resultó que la opción de apartamentos o habitaciones en casas particulares era aun más enconómica que los guesthouse, así que empezamos a cancelar las reservas y a cambiarlas por apartamentos.

Islandia está llena de granjas en mitad de la nada que ofrecen todo tipo de bungalows individuales, en los que aparte de estar cómodos y a vuestro aire, podréis admirar, si tenéis suerte, las auroras boreales sin ningún tipo de contaminación lumínica.

Lo único que debéis tener en cuenta es que antes de reservar por Airbnb debéis tener claras vuestras paradas y dónde queréis dormir, ya que en la mayoría de casos al reservar hay que pagar, algunos sí es cierto que te dejan cancelar sin gastos hasta 48h antes pero hay que mirarlo muy claramente ya que otros luego te aclaran que te cobran alguna parte del precio.

A continuación os resumimos todas nuestras estancias en el país:


Reykjavík: Para nuestra llegada al país nos decantamos por un amplio apartamento en pleno centro, en la calle comercial Laugavegur al cual se accedía por entre dos tiendas. El baño era para nuestro gusto demasiado pequeño, eso sí, pero el resto estaba muy bien, una pequeña habitación con una cama doble y un sofá cama cómodo. Había lavadora-secadora y todo tipo de colchas, mantas, etc en los armarios para los más frioleros. Además su anfitrión estuvo en contacto en todo momento vía Whatsapp para cualquier duda o ayuda que pudiéramos necesitar. Podéis ver el apartamento aquí.


Selfoss: Aquí escogimos una de las granjas de las que os hablábamos, en las afueras del pueblo, a sólo un par de kilómetros de la carretera, encontraréis Strýta Guesthouse 2, una granja que ofrece varios tipos de alojamiento, algunos son a base de casa convencional y al final del terreno tiene un tanque rectangular en el que se encuentran dos apartamentos individuales, con parte de su estructura acristalada para ver el exterior, e incluso una pequeña terraza con mesa, sillas y barbacoa. Nosotros no tuvimos suerte esa noche con las auroras, el tiempo fue lluvioso, pero volveríamos a repetir la experiencia en el mismo lugar.


Kirkjubæjarklaustur: En realidad este pueblo inpronunciable está a algunos kilómetros, pero la granja Jorvík está dentro del área del pueblo. Esta granja está a varios kilómetros de la carretera principal, pero la verdad es que sus dueños nos mandaron unas señas tan precisas por mail que con eso y Google Maps lo encontramos a la primera sin ningún problema. Nos alojamos en una de las dos casitas de madera que hay a pocos metros de la granja principal, una casa con todo lo necesario para estar cómodos, cocina equipadísima, y al igual que el anterior, un pequeño porche con barbacoa, por si el buen tiempo acompaña.


Djúpivogur: En esta ocasión nos alojamos en Blacksmith Cottage, dentro de la granja Berunes, en realidad, como pasó en el anterior alojamiento, la granja no se encuentra en el mismo pueblo, sinó a las afueras, concretamente una vez bordeado todo el fiordo. Este fue uno de nuestros errores en cuanto a alojamientos, por un lado, como os contamos en el post correspondiente, Djúpivogur estaba a casi 3h en coche desde nuestro último punto que visitar ese día, y por otro, la minicasa que alquilamos resultó ser muy mini, bastante mal equipada y encima muy mal aislada del frío, la cocina consta de dos hornillos, uno de los cuales no funcionaba, el baño era lo peor, la ducha está literalmente sobre el váter, sin ningún tipo de plato de ducha ni cortina ni nada así, literalmente te duchas y lo mojas todo, el suelo, el váter, el lavamanos... y para rematarlo, la puerta corredera es un somier de cama colgado sobre un riel, teniendo en cuenta que un somier es una estructura con listones, os podéis hacer una idea de la poca privacidad que da eso... Por la noche el viento soplaba con fuerza y se colaba por todas las ventanas y rendijas de la casa, por suerte los edredones abrigaban bien y no pasamos frío, pero igualmente uno no paga para dormir en un lugar donde se te cuela el frío y el aire.


Egilsstaðir: En esta ocasión no conseguimos encontrar ningún apartamento más barato que la opción que teníamos en un inicio reservada por Booking, y ésta era el Lyngás Guesthouse, resultó estar la mar de bien, un guesthouse limpio, amplio, con aparcamiento propio, y una cocina y baños compartidos de los que no se puede tener ninguna queja, limpios, amplios, equipados con todo lo necesario... y la habitación muy amplia y con camas cómodas. Además cercano a supermercados, bares, restaurantes, gasolineras... Una opción perfecta para vuestra entancia allí.


Akureyri: Este fue sin duda, el mejor de todos los sitios donde estuvimos, un apartamento de 50m2, en la última planta del edificio, completamente equipado y muy moderno, con dos habitaciones, en pleno centro de la ciudad y en el que sin duda no nos hubiera importado pasar alguna noche más. No tiene sitio para aparcar y los alrededores son de pago, pero dependiendo de las horas se puede aparcar gratis y si no, a pocos metros está la oficina de información turística con aparcamiento gratuito al lado. Podéis verlo aquí.


Hvammstangi: Como os comentamos en el post de ese día, el pueblo de Hvammstangi ofrece la más absoluta nada, y no entendemos porqué lo recomiendan tantos bloggers, nosotros sólo lo recomendamos si por trayecto os viene bien echar noche allí, aún así, no lo hagáis en este apartamento, no tanto por el lugar en sí, sinó por los vecinos. La edificación es de 2 plantas, con 2 viviendas abajo, puerta con puerta y otra encima. Los vecinos de arriba estuvieron haciendo ruído hasta tarde, y en la puerta de al lado de la nuestra estuvo entrando y saliendo gente durante toda la noche, gritando, peleándose, equivocándose de puerta... las ventanas de ese apartamento estaban tapadas con plásticos negros y al llegar hicimos coña sobre si era un laboratorio de droga, pero pasada la noche y el entrar y salir de gente en un estado no muy normal, nos confirmó que no era nada normal... aparte si os toca dormir en el sofá-cama, quien esté en la puerta os puede ver con sólo agacharse y mirar por el cristal al lado de la puerta, con lo que no da mucha tranquilidad.


Reykjavík: Para las últimas 2 noches en la capital escogimos apartamento privado justo detrás de la iglesia, que su dueña alquilaba mientras ella estaba de viaje y que naturalmente tenía de todo, tan de todo que tenía hasta su ropa en los armarios, sus libros en la mesita de noche, sus champús y cremas en el baño y toda su comida en la cocina, algo distinto a lo visto hasta entonces. Podéis verlo aquí, y si tenéis suerte de pillarlo libre en vuestras fechas no lo dudéis, era amplio, cómodo, céntrico y con todo lo necesario.



Comunidad LGTBIQ:


Islandia es muy tolerante con la comunidad LGTBIQ, no tiene que haber ningún problema en ningún lado, de hecho, la capital tiene banderas arco iris por todos lados. Podéis encontrar algunos hoteles gayfriendly y en el centro de Reykjavík hay algunos bares de ambiente como el Kiki Queer Bar, y muchos gayfriendly como el Bravó, justo al lado del anterior, o el Paloma Bar. Así que a disfrutar sin problema en cualquier rincón de la capital, a partir de ahí, no esperéis encontrar nada más en cuanto a ocio en ningún lado del país...




Y si se nos ocurren más cosas iremos ampliando el post, pero de momento, que os parece si empezamos con el Iceland Gay Tour, día a día???




AL VIAJE!!!

#consejos #Islandia #Coche #Europa #Viajes #Alojamientos #LGTBIQ

bottom of page